viernes, 27 de abril de 2012

Visita a Mermeladas Jam Jan

Cuando, hace dos meses, publiqué mi receta de mermelada de naranja amarga, recibí un mensaje de Miguel González Glaría, dándome a conocer sus mermeladas Jam Jan. A raiz de ese primer contacto, tuve oportunidad de probar algunas de sus elaboraciones y, junto al Cónsul General, realizar una visita a su obrador, en la que se nos fueron las horas sin sentirlo.

Hay que señalar que Miguel es un apasionado de las mermeladas artesanas, en las que únicamente utiliza fruta y azúcar. Sólo eso; ni siquiera zumo de limón para añadir acidez o pectina de elaboración propia como espesante. La fruta ya aporta su punto de acidez y su propia pectina, por lo que basta con jugar con la cantidad de azúcar para que con la cocción gelifique y alcance la textura deseada. Y en este aspecto Jam Jan saca ventaja a otros productores de mermelada, porque las suyas están elaboradas con menos azúcar (el ratio final, incluyendo azúcares de la propia fruta, ronda el 40%).

Tiene superada, con nota, la asignatura del respeto al sabor y a las características de la fruta, y eso es lo que le diferencia de las mermeladas industriales. Que estén más o menos dulces, más o menos ácidas, más o menos amargas, más líquidas o más espesas es ya cuestión de gustos. Aunque, si se me permite, incluiría como asignatura a mejorar el que mermeladas como la de fresa incluyan trozos de fruta o incluso piezas enteras, cosa que hoy por hoy, por limitaciones técnicas en el envasado, no sucede.
Su cada vez más extensa gama de productos incluye típicas mermeladas de desayuno y repostería, como las de fresa, frambuesa o naranja, y otras no tan típicas como la de ruibarbo. Para mí todo un descubrimiento, como reflejo en una de mis últimas recomendaciones gastronómicas en 365Pamplona.
Produce, asimismo, mermeladas de sabores más fuertes, como las de grosella o casís, aptas para acompañar asados y platos de caza, y mermeladas ideales para canapés, elaboradas a base de tomate, cebolla y pimiento del piquillo (de primerísima calidad, doy fe).

La carta se completa con chutneys, jaleas (la de té es sensacional) y preparados de fruta en almíbar en los que, aquí sí, la fruta brilla en todo su esplendor.
El reto que se le presenta ahora a Jam Jan es interesante: fomentar entre los consumidores la cultura de la mermelada buena.
-------------------

¿Quieres estar al tanto de la actualidad y las recetas de la Embajada de la Huerta? Apúntate aquí para recibir gratis la actualidad diplomática de EmbajadadelaHuerta.com.
¡¡Y anímate a COMENTAR!! Recuerda que este blog se alimenta de tus COMENTARIOS.

10 comentarios:

Deben de ser unas mermeladas muy ricas,en cuanto pueda voy a ver si las encuentro en Madrid, las compro y las pruebo, besos

A mi me encantan las mermeladas caseras, en casa no entran otras y me gusta variarlas a tope. Un besazo.

Tiene muy buena pinta, me resultan muy interesantes para probar besitos

En casa las hago yo, sin comparación, como las hagas estas perdido.

Conozco la marca y son unas mermeladas buenas. Como bien anota el grado de azúcar es algo inferior a otras conservas y para mi gusto es lo adecuado.
Saludos

No hace mucho que descubrí tu blog y soy una forofa. Buscaré estas mermeladas para probarlas.

That's a whole lot of delicious looking jams...cheers from Malaysia!

Que ricoooo :) perdona si normalmente no dejo comentarios pero entre los turnos del trabajo, que soy una polvorilla y mi pequeño Iker siempre paso por aquí como un ladrón de guante blanco (jejeje siempre me llevo algo anotadillo para hacer) Besiness

Hola a todos, ya podéis comprarle directamente y sin intermediación alguna a través de Hermeneus: http://hermeneus.es/Ppa/mermeladanavarra

Realmente son magníficas. Un saludo a todos!

Google+

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More