martes, 14 de enero de 2014

Crónica de la visita al Museo o Centro de Interpretación del Queso de Idiazabal

Me confieso gran aficionado al queso, afición que viene en mí de serie. Me gusta cualquier tipo de queso aunque, sin lugar a dudas, el queso que más ha entrado en la Embajada es el de Idiazabal. Llevo toda la vida comiendo este tipo de queso y, sin embargo, la visita al Centro de Interpretación del Queso de Idiazabal me ha descubierto aspectos que desconocía de esta joya gastronómica.


El Centro de Intepretación del Queso de Idiazabal es un museo modesto, que ocupa un reducido espacio. Pero han cuidado los detalles ¡¡y cuidan al visitante!! y eso hace que la experiencia sea agradable y desde la Embajada no dudemos en recomendarla.


La visita comienza con un audiovisual en el que el ratón Izal narra la historia del queso Idiazabal y su proceso de elaboración. Es un vídeo que parece estar preparado para que también a los menores les resulte atractivo.


A continuación nos adentramos en una borda o txabola de pastor, repdroducida con gran fidelidad, en la que con la ayuda de dos pantallas táctiles podemos conocer los enseres y herramientas con los que antiguamente se elaboraban los quesos. Las estrictas normativas han hecho que estos enseres, de madera, hayan caido en desuso, siendo sustituidos por otros de acero inoxidable y plástico.

Las siguientes secciones dirigen nuestra atención hacia las ovejas de raza latxa y carranzana, con cuya leche se elaboran los quesos con Denominación de Origen Idiazabal, y los pastos de los Parques Naturales de Aralar y Aizkorri-Aratz en los que desde hace milenios se mantiene vivo el sistema tradicional de pastoreo.


A continuación nos presentan otros quesos elaborados a partir de leche de oveja (Manchego, de La Serena, Torta del Casar...) y el Día del Queso (Gazta Eguna) que se celebra en Idiazabal el primer domingo de mayo.


El rincón de los olores nos enseña a identificar tres tipos de aromas característicos que podemos encontrar en un queso Idiazabal: ahumado, amargo y ácido. ¡¡Nada que ver el ligero ahumado actual con los que se estilaban hace veinte o treinta años!!

Y terminamos la visita con una degustación de dos quesos: uno ahumado y otro sin ahumar. Aunque en la Embajada nos gustan más los quesos sin ahumar, he de confesar que en esta ocasión el ahumado fue el triunfador.

A vosotros ¿cómo os gusta el Idiazabal? ¿ahumado o sin ahumar? ¿curado, medio-curado o tierno?

-------------------
¿Quieres estar al tanto de la actualidad y las recetas de la Embajada de la Huerta? Apúntate aquí para recibir gratis la actualidad diplomática de EmbajadadelaHuerta.com.
¡¡Y anímate a COMENTAR!! Recuerda que este blog se alimenta de tus COMENTARIOS.

Follow on Bloglovin


Google+

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More